Bebe mucho y folla mucho




«Bebe mucho y folla mucho» Perdonad la ordinariez, pero quiero transcribir literalmente esta dedicatoria, hecha de todo corazón, de una niña a su mejor amiga. Son crías de catorce años y casi todas las de la cuadrilla llevan este mismo deseo escrito en el peto del pantalón. 

No conciben una fiesta sin borrachera y sexo. Las escuchas antes: «Voy a coger una borrachera que…» Las escuchas después: «Me tiré a fulano. Si hubieras visto como iba de borracha…, me tuvieron que llevar a casa». Y los chicos no son mejores: «Me fumé…, me follé a fulana, me bebí una botella entera de whisky, entré en coma etílico y acabé en el hospital»

Es preocupante que el objetivo de cualquier celebración sea emborracharse y tener relaciones sexuales con el primero que pillen y que  presuman de ello como si fuera un gran logro. ¿Qué le sucede a esta juventud para que no sepa divertirse sin alcohol, droga o sexo banal?

A este desastre añado el incivismo con el que se comportan pues dejan el lugar del botellón lleno de porquería, da igual si es parque, bosque, ciudad o pueblo. 

¿De quién es la culpa de este desmadre? De los adultos. Es responsabilidad de los adultos marcar límites, orientar y corregir conductas inadecuadas. Los padres que permiten estos comportamientos están haciendo dejadez de sus funciones. También los ayuntamientos y la policía al permitir los botellones. Comerciantes y hosteleros tampoco son inocentes.

Estos futuros alcohólicos, folladores y drogatas, son los futuros médicos, arquitectos, profesores, mecánicos, militares…; pero, sobre todo, son sus hijos, sus nietos, ¿qué están haciendo con ellos?
Padres, autoridades, policía, etc. están actuando de forma muy irresponsable y todos pagaremos las consecuencias. 

«Soria es lo más…», «Elige Soria», son distintos lemas para promocionar Soria y estoy de acuerdo; Soria es estupenda. Los sorianos no han elegido Soria puesto que nacieron aquí, sin embargo, yo vine expresamente, yo sí que elegí Soria porque me gusta mucho, porque Soria es lo más… 

¿Soria es lo más qué? ¿Qué queremos que sea Soria? ¿Lo más sucio? ¿Lo más borracho? ¿Lo más ignorante? Soria será lo que los habitantes de Soria decidamos.  ¿No sería mejor presumir de una juventud sana, bien formada y equilibrada emocionalmente? ¿No es mejor que se inicien en la sexualidad cuando tengan la madurez suficiente para comprender la trascendencia de lo que hacen? 

Soria puede ser una reserva natural, un paraíso. ¿Cómo se compatibiliza esto con la caza, los toros, las basuras y otras actuaciones poco respetuosas con el medio ambiente? 

Repito: Soria y la juventud soriana será lo que nosotros queramos que sea. 

(Por desgracia, esta entrada es aplicable a toda España, lo que no me consuela en absoluto)

Aquí ha habido una fiesta a la española, ¡de vergüenza!